Claves para ajustar su factura del IRPF antes de que acabe el año

diciembre, 2015 fraile Sin categoría

La reforma fiscal ha eliminado o reducido muchas de las deducciones tradicionales, lo que obliga a estar muy atentos.

Comienza el mes de diciembre y con él llegan las últimas oportunidades de reducir el coste de la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que tendremos que solventar en el mes de mayo o junio del año que viene. Todo un ritual ineludible desde la reforma fiscal de 1978.

Sin embargo, este año es necesario tener en cuenta la entrada en vigor de la reforma fiscal, que ha eliminado de un plumazo algunos de los beneficios fiscales más tradicionales de este tributo.

Adquisición de la vivienda habitual

1. La deducción por inversión en vivienda habitual tan sólo es aplicable ya a las adquisiciones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2012. Quienes han pagado cantidades antes del 1 de enero de 2013 por rehabilitación o ampliación de la vivienda habitual, siempre que estén terminadas antes del 1 de enero de 2017, pueden deducir estas cantidades. También, se benefician quienes han satisfecho cantidades para obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual de las personas con discapacidad con los mismos límites.

En todo caso, para aplicar el régimen transitorio de la deducción se exige que los contribuyentes que la hayan aplicado por dicha vivienda en 2012 o en años anteriores, salvo que no la hayan podido aplicar todavía porque el importe invertido en la misma no haya superado el importe exento por reinversión o las bases efectivas de deducción de viviendas anteriores.

Reinversión en vivienda habitual

2. Las ganancias patrimoniales obtenidas en la transmisión de la vivienda habitual pueden resultar exentas, si el importe obtenido se reinvierte en la adquisición de otra vivienda habitual o en la rehabilitación de aquella que vaya a tener tal carácter.

La reinversión deberá efectuarse, de una sola vez o sucesivamente, en un período no superior a dos años, contados de fecha a fecha, que pueden ser no sólo los posteriores sino también los anteriores a la venta de la anterior vivienda habitual.

Planes y fondos de pensiones

3. Una de las desventajas que ha traído la reforma fiscal a quienes realizan aportaciones a los planes de pensiones es que se ha rebajado la cantidad límite que se puede incluir cada año. Hasta ahora venía siendo de 10.000 euros o de 12.500 en el caso de los mayores de 50 años, pero para 2015 la cantidad se rebaja y unifica a los 8.000 euros como máximo.

Fuente: http://www.eleconomista.es/